Tu sangre

//Señor tú lo has dado todo por mí,
por este injusto pecador//
Y es tu sangre la que me da otra oportunidad
para poder estar delante de ti.
Y es tu sangre la que siempre, siempre,
siempre dice si
para poder estar delante de ti.

Señor tú lo has dado todo por mí
Lo has dado todo, todo por mí todo por mí,
todo, todo por mí todo por mí,
todo, todo por mí todo por mí.